martes, 14 de enero de 2014

La desolación de las solteras

Ya se me había olvidado qué terapéutico es ir al cine sola en las mañanas, claro, con el apoyo de mi spray de pimienta y mi nuevo celular que en realidad es un arma de electrochoques. El lunes fui a ver El Hobbit. No se preocupe, no voy a quejarme de cómo es demasiado larga y blah, blah, blah... sólo les iba a contar que estaba en el cine y de pronto me quedé pensando: ¿El rey elfo es Lee Pace, el actor guapo de Pushing Daisies y Garret en Amanecer?

Se me había olvidado buscarlo, pero el aburrimiento me ganó hace rato y cuando estaba en eso, leí que Gandalf había hablado de sus compañeros gays en El hobbit, y cuando lo leía mencionaban a Lee Pace, el buen Ned... el guapo Ned. 

De esto me quedan claras dos cosas:

1.- Dios tiene que odiar a las mujeres del mundo. ¿La menstruación no era suficiente? De los hombres buenos hace pocos y los que hay son gays.Que las viejas se conformen con los jabalís a medio educar que se peinan con tres kilos de gel y manejan un ford fiesta con estampitas como si fuera un audi. 
¡Rebasa lo que quieras, no vas a avanzar mucho, idiota, hay tráfico!

2.- Aunque por otro lado, es preferible que al señor guapo se lo quede un buen hombre a una perra flaca en hot pants. 

Quiero pensar que así es. Al menos este no terminará casado con una modelo de Victoria's secret de 21 años.Que no tengo nada contra ellas, sólo una terrible envidia y las ganas de preguntar si de veras viven de algodón remojado en jugo de naranja o es una asquerosa mentira, pero que sean felices, claro que sí...

(Mueca de asco y envidia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario