miércoles, 29 de enero de 2014

Momento

Con eso de que los camiones no llegan hasta el cerro al que decidieron mudarse mis padres, le doy un aventón a Flor hasta la plaza cuando es hora de irse. No queremos que ande caminando en bosques peligrosos, solita, y en la obscuridad. 
En eso estaba hoy, apurándola para que ya dejara de trabajar y se fuera temprano, cuando por fin, por fin pude decir:

"Vamos, vamos Florecita... que la noche es oscura y está llena de terrores."

¡Fue maravilloso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario