viernes, 28 de febrero de 2014

¡Ay Dick!


A quienes llevan una vida retirada, ya sea por necesidad o por gusto y no se interesan por los asuntos de sus vecinos, los asalta siempre cierta desazón si se enteran por casualidad de que éstos murmuran sobre ellos. Es como si una persona dormida se encontrara al despertar rodeada de un círculo de desconocidos que la miran fijamente.

Canta la hierba, Doris Lessing

No hay comentarios:

Publicar un comentario