domingo, 23 de marzo de 2014

Cigarros

A veces me cuesta trabajo saber cómo o por qué diría "no" a algo, como por ejemplo, los conciertos.
 A últimas fechas he seguido a Jane en uno que otro y ayer, por segunda ocasión, fuimos con su amiga de la pastelería a quien llamaré Mrs. Pie, porque al parecer ella es una joven muy positiva y alternativa que ama y conoce a todas esas bandas exóticas que la gente hipster sabe que existen antes de que ellos mismos se enteren. Lo extraño es que no tengo nada en contra de Mrs. Pie, al contrario, es una muchachita sencilla, dulce y alegre, entusiasta y llena de emoción por la vida... lo que explica el que no me sienta identificada  y me cueste trabajo socializar. ¿Socializar? ¡Oh Dios!
Sí, ya consideramos el hablar con una persona como "socializar", pero me cae muy gordo el asunto de "¿cómo va tu vida?" y que a la hora de la pregunta "¿y qué haces?" termino soltando la verdad: nada. 

Antes me esforzaba. Le echaba ganas para disfrutar la experiencia y ser feliz, pero creo, haciendo memoria, que los únicos eventos que he disfrutado fueron ver a Iggy Pop y escuchar a Cámara Oscura. Desafortunadamente Iggy Pop no me propuso matrimonio, como esperaba, pero al menos lo vi (y estaba cerquita, oh sí) y me entra la tristeza y la melancolía cada vez que voy por el lunario porque recuerdo épocas en que me sentía acompañada, a veces hasta parte de algo, acompañada o tal vez feliz. No me sentía marginada de la raza humana.
El gran problema, aparte de que no me encanta gritar y bailar y corear como si mi vida dependiera de ellos, es que tengo una espalda muy frágil y jodida. A los veinte minutos de estar parada en una sola posición me ataca un dolor horrendo y me tengo que inclinar y/o sentar, recargar en algún lado, etc. Recuerdo que cuando estaba en el servicio social, a veces Marina, la secretaria consentida de todos, me agarraba de los dos brazos y me sacaba el dolor a estirones. Me duele andar erguida, me duele muchísimo, por eso sufro tanto cuando estoy parada mucho tiempo y he llegado a considerar las banquitas en los museos como el mejor invento del hombre.

Y de banquita agarré el último escalón de la parte de atrás del lugar para escuchar a una española que canta en inglés. Uno se siente fuera de lugar cuando la única canción que reconoces es un cover de los noventas. Ya después, casi al final, sacaron la única canción que sí había oído y comprado de esas personas. Y de hecho la compré porque sonaba melancólica y se llama "Cigarros", Dios. 

Supongo que hubo alguna época en que de repente sentía el hambre por andar paseando de noche por la ciudad pero eso se acabó hace mucho. Gracias, prefiero consumir mi alcohol sobre mi escritorio o en algún restaurante familiar, en la computadora a veces, pero no tras una barra rodeada de gente todavía más extravagante que yo que observan sus teléfonos como posesos y usan skinny jeans a pesar de carecer  por completo de grasa corporal. 

Me dolía la espalda y me preguntaba qué habría en Investigation Discovery o si Merlín será el bisabuelo perdido de Gandalf o al revés, luego pensé en una miniserie de Merlín que vi alguna vez, estaba buena, lo extraño es que Lena Headey salía de Ginebra, que fue infiel, y luego salió como la reina Gorgo, que también fue infiel (aunque la otra vez vi una discusión en internet sobre si contaba como violación o infidelidad) y ahora es Cersei Lannister, otra infiel. Creo que vi un meme sobre eso, que yo siempre he pensado que no había razón para odiar al rey Robert a quien también tachan de violador abusivo y ebrio, cuando no puedo pensar en él de esa forma.
Claro, fue un rey terrible, pero su cualidad redentora es la devoción por Lyanna y también por Ned, lo que al final acaba con ellos de alguna forma. Y se me hace triste que si todo sigue como va la Casa Baratheon vaya a desaparecer. Los Tyrell podrían desaparecer y a nadie le dolería, pinches mayordomos, pero incluso si fechamos el orígen de la casa en Orys Baratheon, y aunque fuera un Targaryen bastardo, finalmente se casó con la hija del rey Argilac, el último rey Tormenta, asumo que de la casa Durrendon que, como es la única que mencionan como gobernante de  las tierras de tormentas, debió descender de Durran Pesardedioses, que se casó con Elenei, la hija del dios del mar y la diosa del viento, y construyó Bastión de Tormentas después de que sus molestos suegros destruyeran sus fortalezas una y otra vez. ¿Qué mejor origen? Sin mencionar que Orys tomó el emblema y las palabras de la Casa de Argella, su nueva esposa.
¿Y todo eso se va acabar de madrazo por Cersei? Qué poca madre, hay cosas más importantes que uno, pero bueno, no creo que se me haga ver a Gendry legitimado. En todo caso Edric Tormenta tendría más oportunidades de obtener el visto bueno de Stannis (sí, yo quiero ver a Stannis como rey, pero dudo que tenga más hijos, lo que lo pondría en un predicamento), pero el chamaco me cae mal porque se cree mucho.

¿Caray, por qué no estrené mi colgante de los Baratheon? ¡Nuestra es la furia! Son las mejores palabras, bueno, esas y el "ahora nos despedimos", a menos de hora y media de haber empezado el concierto.

Estaba aburrida, me dolía la espalda y me ponía nerviosa andar manejando de noche.

A las once y media estaba en mi casa y vi tele hasta las cinco de la mañana. Hace poco descubrí que la felicidad está en jugar con mis perros en el jardín, rascarles la pancita, limpiar su popó y gritarles que no se acerquen a la fuente porque van a asustar a los peces. Sí, hace poco también descubrí unos peces en la fuente y fui a comprarles unos compañeritos. Cada vez que verifico que siguen vivos y los veo nadar alegremente por la corriente me ahogo en una sensación rarísima de satisfacción que a veces se parece al momento de la película en el que todo está tranquilo antes de que se introduzca el peligro y todo se vaya al carajo hasta el final.

Al pez más grande, uno negro con grandes ojos le puse Cuco. Es que me acordé de Homero y su célebre momento: "A la grande le puse Cuca". Y me reí con mis perros y pescaditos, lo que a últimas fechas no me sale con nadie más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario