miércoles, 14 de mayo de 2014

Las leyes de los hombres y los dioses

Bien. Disculpe usted, mi guapo lector, por tardarme tan horrendamente con las quejas semanales, y ya sabe, por guardarme esa dosis de amargura que me gusta repartir por el mundo. No tiene perdón de Dios. En mi defensa diré que me volví un poco loca otra vez, que las reuniones familiares suelen dejarme maltratada emocionalmente y terminé el día con muchas nauseas a fuerza de consumir bebidas espirituosas para convencerme de que no estaba en una mesa con mi tía y mi abuela. Admito que no puse mucha atención al capítulo de Juego de Tronos del domingo en la noche, pero después de un par de días regodeándome en mi miseria, gracias a los acertados comentarios sobre mi vida que mi adorable tía tuvo bien a dispensarme, creo que ya puedo ir a lo bueno:
¡EL JUICIO DE TYRION!
¿Qué tan gloriosos fue Tyrion? Compensó el no haberlo visto la semana pasada. Temía que echaran a perder el juicio por todos los cambios extraños que hicieron en el personaje de Shae (de la que sólo conservaron el nombre, básicamente), pero al igual que la boda de Tyrion y Sansa y el banquete de la boda de Joffrey, tuvieron el buen tino de suavizar la humillación espantosa del juicio en el libro y dejar lo esencial, es decir, el Tyrion herido y enfurecido que veremos a partir de ahora. ¡YAY! Está bien, al menos les dieron razones a Shae para comportarse como una puta hija de puta, enriqueció la trama un poco. Recordemos que la Shae del libro sólo es una pendeja que quiere sus vestidos bonitos y sus joyas.
Por otro lado, cuando le dice a Cersei directo a los ojos que ver morir a su viciosos bastardo le dio más alivio que cien (¿o eran mil?) rameras mentirosas, ahora viendo directamente a Shae, fue puro oro. Puro Lannister Oro. 
¡TYRION PARA REY! Bueno no, pero si al menos terminara como Señor de Casterly Rock, me daría por bien servida, o bueno, al menos que sobreviva metido entre los segundos hijos, no hay que ser tan exigentes.

Ya que pasamos ele momento del aplauso vamos a la cachetada.
¿Qué le hicieron a Yara/Asha? ¿De verdad, Yara huyendo de unos perros? ¿la mujer que quiere morir como vivió, con una sonrisa en los labios y un hacha en la mano, se va a echar a correr sin matar a Ramsey? ¡Lo tenía enfrente! Asha le habría tirado una buena hacha voladora para acabar con él de una vez por todas. ¿Para qué el intento de rescate? ¿Fue para trasladarla al norte y ponerla en el camino de Stannis? Quiero pensar que todo tiene una razón de ser.

Entre el incidente de Yara/Asha y la escena gratuita de los bellos momentos que pasan Ramsay y su novia, se ganaron su cachetiza semanal.  Ni modo. A ver, pónganme el cachete.



¡Y a mí me la van a pagar D &D!
Ah, y ahora vamos a la peor parte: ¡QUÉ PUTAS CON LA NOVIA ASESINA DE RAMSEY? ¿Ahora resulta que para  no molestarse con el personaje de Jeyne Pool, le inventaron una cómplice a Ramsey que extrañamente es su especie de novia/pareja asesina? A mí no me engañan, necesitaban una escena sexosa por capítulo y dijeron "oh, bueno, estos parecen dispuestos". No había necesidad, ya teníamos a las encueradas de Salladhor Saan.

Lo que me lleva al mero bueno, a nuestro caballero favorito en todo Poniente, nuestro héroe encebollado, porque recordemos que si seguimos a Stannis es porque creemos en Davos.
(Sacamos unos pompones y empezamos a bailar y dar piruetas que en la vida real no podríamos hacer sin rompernos la cara)
¡DENME UN 'CABALLERO'!
¡CABALLERO!
¡DENME UNA 'DE'!
¡'DE'!
¡DENME UN 'LA'!
¡'LA!
¿Qué dice?

¡¡¡¡¡¡¡CABALLERO DE LA CEBOLLA, SÍ!!!!!!


No me voy a quejar de que decidieran alterar los tiempos y la negociación original con el Banco de Hierro. Tampoco me importa un carajo la falta de sombreros graciosos. ¿Saben por qué? Porque Davos es padrísimo y por primera vez no parece que quieran arruinar a un personaje al que amamos con todo nuestro gris corazón. 

¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario