martes, 10 de junio de 2014

La que se me olvidó

"Seguía sin comprender su vergüenza, su dolorosa humillación. Tal vez sólo un hombre pudiese sentir eso. Una mujer se acostumbra a sentirse humillada."


Ursula K. Le Guin, Tehanu, en Historias de Terramar II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario