miércoles, 30 de julio de 2014

Lanza tus penas al viento

Uno suele creer que tiene problemas de verdad; trabajo, falta de trabajo, vida amorosa, falta de vida amorosa, si entraré en mis pantalones nuevos, cuándo llegará mi corona nueva, vaya... hasta si se perdió un arete (o una pulsera en el caso de mi madre que lleva como cuatro días buscando una pulsera de coral que se le cayó como endemoniada) o estamos condenados a ser la ficha que sobra en el tablero. Al menos hasta que leemos la TvNotas. La gente que escribe ahí sí que están jodidos, vean esto:

"Me casé joven al embarazarme; vivo con mis suegros y mi cuñado, con quien empecé una relación hace años y no quiere que lo deje; ya tuve otra niña, pero no sé quién es el papá y no deseo perder a mi esposo. ¿Qué hago?"

La doctora Edda le da un largo consejo pero el mío es muy sencillo.

Estimada amiga confundida: No tienes vergüenza, mejor cámbiate el nombre y vete de la ciudad. 
Vaya, si le cuenta al diablo, me cae que hasta él se sentiría incómodo. O sea, ¿cómo? ¿los confundió un día en lo oscurito o qué pasó?
Ya perdón, está mal reírse de los problemas de los demás, pero...






4 comentarios:

  1. Usted sabe que no soy el más indicado para juzgar ni reírme de nadie pero jajajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Nombre señor, sus aventuras son como de nivel dos, aquellos que le escriben a la TvNotas son las ligas mayores de la disfuncionalidad.

    ResponderEliminar
  3. Si no lo son, espero que le estén pagando una buena lana al pobre degenerado que tiene que escribirlas. Lo merece.

    ResponderEliminar