sábado, 26 de julio de 2014

Nomás

Hoy los voy a llenar de videos de disney. ¿Por qué? Nomás.





¿Saben que odié de Mulan? No hay beso al final. Queremos closure. Sí, Mulan es padrísima, pero las jóvenes idiotas que estábamos en el cine necesitábamos la confirmación de que no hay que ser perfecta, la porrista ideal, o la más bonita de la habitación para quedarse con el premio. Recuerdo que en el seminario de cuentos infantiles nos decían que en los cuentos de Grimm, deconstrucciones de mitos arcaicos, presentan al príncipe como un premio, no un héroe. Mulan se merecía la oportunidad de voltear a ver a los otros idiotas y decirles: "Tomen eso perras, con su permiso, me quedo con el galán".

¿Les he dicho que amo el mar? Odio la playa, de verdad, es como la parte desagradable que uno tiene que sufrir para llegar al mar. La arena rocosa (A menos que sea Tulum), el dolor, el calor, tener porquerías pegadas en todos lados. La playa es desagradable, pero el mar... es otra cosa. Una vez que pasas la ola que golpea la costa y te adentras en el agua no puedo imaginarme cómo no podría ser la mejor forma de irse. Irse nadando, a falta de branquias, ni modo, un barco.
 Es uno de esos detalles extraños que a veces se me olvidan.

2 comentarios:

  1. Recuerde que Disney miente, forjo en generaciones el ideal de que la vida y la lucha por el amor valían la pena, sus esfuerzos fueron tantos que se llego a comprender que encontrar el verdadero amor era lo unico que se debía de hacer en esta vida MENTIRA los finales felices no existen ni existiran, siempre esta el desgaste, la rutina, la desconfianza y la cobardía (No me haga caso)

    ResponderEliminar
  2. No, tiene razón, la otra vez mi amiga, la que tiene una hija, y yo nos acordábamos de cómo vimos La Sirenita y Pocahontas como más de 40 veces, nos reímos, recordamos la emoción de ir a ver La Bella y la Bestia al cine... y después empezamos a hablar de cómo nos andan funcionando los antidepresivos. Ella no siente que el prozac le haga nada y yo creo que el Luvox es mejor. Ahh, pero a los seis años teníamos vestidos y coronas!

    ResponderEliminar