viernes, 29 de agosto de 2014

No lo lean, es horrendo



"Querida tía, no soy insensible a lo que decís; desde niña (y gracias os doy por vuestros desvelos) he conocido las Sagradas Escrituras. Y he sentido el poder de la religión. Después, he experimentado todos los goces de una existencia intelectual. Rodeada de esplendor he conversado con espíritus abiertos... he visto todo cuanto la vida puede enseñarme, he vivido con el humilde y con el rico, con los piadoso en su pobreza y con los mundanos en su grandeza, he bebido hondamente de la copa que ambos modos de existencia han acercado a mis labios, y os juro ahora que un instante de corazón, un sueño como el que una vez soñé (y del que creí que no volvería a despertar jamás), vale por toda la vida que el mundano desperdicia en este mundo y el embaucador reserva para el venidero.
[...]
 Si es verdad que he dedicado a un amor terrenal lo que sólo a Dios se debe, ¿no es cierto mi castigo en un estado futuro? ¿No ha comenzado ya aquí? ¿No pueden ahorrarse  todos los reproches cuando sufrimos más de lo que la enemistad humana puede desearnos, cuando nuestra misma existencia es para nosotros un reproche más amargo que lo que la maldad puede expresar - mientras hablaba se enjugó una fría lágrima de su consumida mejilla y añadió-: ¡Mi desventura es más honda que mi gemido!"


Ch.R. Maturin, Melmoth el errabundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario