martes, 7 de octubre de 2014

Envidia

Tan contenta que estaba con mis tres kilos menos y mis lentes coquetos para que me salgan con que mi prima, Paula la nazi, está embarazada otra vez.

¡Y mis óvulos que se vayan a la chingada!

....

No me hagan caso, es pura frustración. ¿Casarse responsablemente por amor después de terminar una carrera? ¿Llegar virgen al matrimonio? ¿Planear a los hijos responsablemente para educar seres humanos amados y bien atendidos?

¡Mierda!

Háganlo todo mal, parece que eso es lo de hoy.

Con su permiso voy a consumirme de envidia, porque moriré sola y cumpliré 30 años en más o menos un mes todavía soltera y desempleada, por allá... 


No hay comentarios:

Publicar un comentario