lunes, 24 de noviembre de 2014

Carta abierta

Estimado Señor Escritor:

¿En qué está usted pensando? Por favor, le suplico que deje de coquetear con una mujer tan fea como la que le deja mensajes amorosos con el mayor descaro sin imaginarse que le causa severos estragos estomacales al prójimo. Y mire que no lo digo por mí. Puede usted ir y casarse con la encueratriz más fea que quiera, no me importa, pero me preocupa el daño emocional que echarse a semejante mujer pueda ocasionarle. Aparte del riesgo sanitario. No es que yo dude de la decencia de una persona que usa Daisy Duke's para andar por el mundo, pero caras vemos y mañas no sabemos. Yo ya cumplí con advertirle. Si me hace caso o no, es asunto suyo.

Queda muy suya

La misma persona que lo ha espiado desde hace poco más de diez años

No hay comentarios:

Publicar un comentario