viernes, 21 de noviembre de 2014

En la vida no queremos sufrir

Efectivamente no queremos sufrir, aunque suene contradictorio tratándose de una entrada escrita por una fan declarada de ASoIaF, pero es verdad. ¿No suena esa canción en su cabeza todos los días? 

Bien, aparte de la selección musical les vine a platicar algo que me inquieta. No hay que ser la crayola más afilada de la caja para decir "esto es bueno" y "esto es malo", como en la clase de Biblia que tenía a la señora laica de los grandes lentes setenteros rosas.
 Verán, tal como le dije a mi indignada señora madre hace un par de días, "no hay insulto que puedas inventar que no estén diciendo ya".Y es cierto. No creo que haya algo que pueda decir que no haya sido pronunciado/escrito unos cuantos millones de veces. Por otro lado, hay una regla clara que me puse en la vida hace como veinte años, cuando descubrí que hablar de política era ganarte un insulto de tu compañerito de primaria, y es la de quedarme callada cuando no sea imprescindible que intervenga en algo.

Y antes de que me agarren a pedradas por ser una inconsciente incivil, etc., quiero aclarar que nunca lo hago no porque no me importe sino porque doy por hecho que no lo sé todo, de hecho, casi nada, y que probablemente estoy pecando de ingenuidad con mis opiniones. 
Sí, estoy indignada, claro que sí, quién no lo está, (si no temiera que el gobierno me está espiando compartiría todos los memes ofensivos de la gaviota que encontrara) pero eso no significa que sepa un carajo sobre cómo funciona el asunto, pa' tal lado o pa'l otro.
Si le buscamos parece que bien podríamos ser unos castizos felices caminando frente al palacio del virrey, o unos profesionistas incipientes que andan por alguna calle de finales del siglo XIX preguntándonos "a dónde va a parar el futuro" y uno suspira porque sabe que el futuro les depara a Victoriano Huerta, la matanza del 68 o el terremoto del 85, pero no lo decimos. 
No opino porque no sé, y si algo he aprendido de política es que uno nunca sabe cómo funciona el gobierno, los periodistas, las campañas, los grupos de choque, los electores... y la multitud de mecanismos que hay adentro del reloj. Sin embargo, en este punto debo admitir que me resulta inquietante el identificar las noticias que se escuchan de fondo en la habitación de mis señores padres con alguna notita que alguna vez leí en algún periódico antiguo sobre un "evento radical intrascendente" que eventualmente termina en algún libro de Historia de primaria bajo el subtitulo "Causas de..." Ya no debería ir a la hemeroteca, me hace daño. 

Pero me estoy desviando del punto. Lo importante es que no creo tener la verdad sobre nada ni presumo saber algo cierto sobre el asunto. Admito que la idea de protestar contra la injusticia para hacer un mundo mejor es ingenua y que si quiero invertir mi tiempo de vida en algo provechoso lo mejor que puedo hacer es donar dinero a los albergues de animales rescatados. 
¿Qué lograrán? No lo sé. ¿Qué fue todo esto? Tampoco lo sé. Lo cierto es que me faltan cien años más y un montón de lecturas apropiadas para poder decir algo ligeramente acertado, especialmente porque todo proceso se va construyendo en una escala de grises muy confusa y llena de villanos y archivillanos, pero ningún héroe...y de haber uno, ya será trabajo de un estudiante ambicioso meterse al archivo para encontrar documentos comprometedores y destruirlo.Esa es la chamba.
Si tuviera que admitir las cosas que me pasan por la cabeza diría que por lo general me temo que nos dirigimos al infierno, que es inminente un conflicto armado a gran escala o que seremos todos asesinados en nuestras camas, pero parece que exagero o que no lo estoy evaluando acertadamente. Entonces me callo la boca y sigo engullendo mi triste desayuno de nopal y queso panela. 
 Mi hermana se fue a dar una conferencia precisamente sobre la verdadera crisis en México, que de acuerdo con ella tiene muchas partes unidas en una especie de monstruo mitológico. Unos se cuelgan de la cola de serpiente como culpable, otros se van por los cuernos y luego está la fracción que se aferra de las patas, cuando el verdadero peligro del monstruo es el aliento ígneo que escupe por la garganta, adentro, envuelto por todas esas partes distintas y mortales. Revisé esa ponencia como cuatro veces desde que trascribí la grabación de las elucubraciones políticas de mi padre y hermana. Por eso no digo nada. No sé y la verdad es que creo que las opiniones ignorantes hacen más daño que otra cosa.

Claro, eso no significa que no pueda odiar a las personas que sí lo hacen de manera irresponsable y egoísta, como por ejemplo, mis ex-compañeritas del colegio. Quisiera gritarle una o dos cosas a "la vampirata" y "la tortillera",dos personajes de lo más brutos a la hora de soltar opiniones. Digo, que lo piensen pero que no anden pensando que tienen razón. Me parece muy divertido como mis ex-compañeritas de colegio religioso y chafa creen que son muy inteligentes por opinar, cada una en polos opuestos del espectro, sobre los disturbios.

Miren ustedes, cuánta sandez: 


Por un lado, tenemos a la defensora del orden y la opresión, démosle la bienvenida a la señora que puso una foto diferente de su marido durante todos los días de los meses previos a su boda. ¡La dentista!


"Me vale si me critican pero bola de nacoooooooos eso es no tener madre!!!!! vean la clase de personas q son .... sin minima educacion, sin el minimo respeto x la gente q nada malo les esta haciendo mas q ir en su carro!!!! 

Una cosa es manifestarse y otra agredir de esta forma"


y

"Lo bueeeeeno es q eran marchas tranquilas .... q horror!!!!"


Y en la otra esquina está la señora que sueña con que de veras sus pequeñas y ridículas opiniones tienen efecto en "EL GOBIERNO" porque así de importante es ella porque es psicóloga, wey; ¡La vampirata!


"Por que solo haciendo un paro mueves al gobierno amiga."


Y al fondo se escucha una risa porque pienso "Amiga dentista, no eres una niña bien, nunca lo serás, el insultar a los que se manifiestan con razón y conciencia no te va a poner en el radar de la alta sociedad ni va a demostrar que eres mejor que nadie, no lo eres." Y después me voy con la vampirata, la que cree que una manifestación tiene efectos directos en el Estado. "Mi estimada, por favor, cierra la boca, bájale a tus humos revolucionarios y reza porque tu marido nunca sepa la fama que tenías en el colegio, no es bonita y podría llevarlo a preocuparse por un posible contagios de ETS que podrías haberle pegado".

El martes tengo otra entrevista para ver si alguien que no conozco y que no sé qué hace me da trabajo en algo de lo que no sé nada, precisamente porque la administración pública me confunde. Así es, estoy en graves problemas. Tal vez me caería bien una personalidad de vampirata justo ahora.
Así que podría preocuparme por inventar qué diablos voy a decir, o podría entretenerme en algo inofensivo.
¿A quién engañamos?
¿Creen que McGee y Abby de NCIS algún día terminen juntos? Es que me emociona la idea idea de que se casen y sean felices, son perfectos el uno para el otro. Casi tanto como el paseaperros y yo.

Estimado Sr. paseaperros, estoy consciente de que parece usted un scout en drogas o que la separación entre sus grandes y perfectos dientes haya llevado a la desaprobación de la Sra. Weston que sugirió que estaba usted chimuelo, lo que es mentira o en caso de ser verdad me importa un carajo, pero debo expresarle que lo admiro profundamente y que le agradecería que cuando saliera usted, tan fachoso, greñudo y desarrapado como es, me dirigiera una sonrisa para iluminar mi día.
Gracias

Queda muy suya
La del jeep


Update: Chale, luego ve uno el video del anciano al que agarraron a golpes los granaderos por ofrecerles libros y me dan ganas de llorar. Qué bueno que me encontré a mi viejito de las recetas médicas y le di la mitad de mi comisión por ir a conseguir los cigarros de mi mamá, me sentiría muy mal si no lo hubiera visto. Necesito más dinero en la vida, ya casi se me acaba el premio. Ni modo, seguiré comerciando cigarros. Aclaración. Es una forma de decirlo, no tengo un negocio verdadero (en caso de que me estén espiando).

No hay comentarios:

Publicar un comentario