martes, 13 de enero de 2015

Fe de erratas

Estimados vecinos de enfrente:
Hace un par de entradas, creyendo que habían abandonado a su perro, les dediqué una serie de improperios que ahora sé no tenían justificación. efectivamente siguen siendo feos y no veo que las condiciones de vida del pobre Max mejoren, pero al menos el perro ya está de regreso, lo que significa que yo me equivoqué. Les pido de todo corazón que perdonen la ligereza de mis insultos. Claro, siguen siendo personas muy poco atractivas, pero al menos no han abandonado a su mascota, lo que me hace arrepentirme de haberme quejado con Telmex para denunciar la presencia sospechosa de múltiples unidades de la empresa fuera de horarios de trabajo. Disculpen, espero que el servicio a clientes siga siendo tan extraordinariamente malo como siempre ha sido y no tomen en cuenta ese pequeño detalle. Total, si les prestan los coches, ¿quién soy yo para opinar al respecto? 
De cualquier forma, espero que acepten mis más sinceras disculpas por haber dudado de su calidad humana y que ahora que su perro está de regreso lo traten un poquito mejor.

Queda muy suya
La vecina de enfrente que quién sabe qué hace porque ni sale, ni estudia ni trabaja y sólo la ven cuando sale a recoger el correo en pijamas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario