martes, 6 de enero de 2015

Odio semanal

Estaba desayunando alegremente cuando me encontré la Cosmopolitan en la cocina.
¿Qué hay con esa revista? Me molesta especialmente todo el asunto de "no fumes, no bebas, dedica tu vida a verte fabulosa, sé ambiciosa, super exitosa y luego cógete a la mitad del mundo en todo tipo de posturas extravagantes que me gusta pensar son la causa principal deque existan programas como Emergencias sexuales en TLC o Discovery Health, no me acuerdo".

Si son taaaaaaaan saludables y equilibradas emocionalmente, porque ya saben, hay todo tipo de artículos superficiales y chafas sobre "cómo ser más feliz haciendo de cuenta que todo está padrísimo en el mundo donde reino yo", ¿por qué promueven la promiscuidad sexual?

Y nada más voy a dejar de quejarme aquí porque es temprano y tengo cosas que hacer ya que mi madre se fue solita a París por nueve días en los que sospecho que yo tendré que hacer cosas extrañas en la casa como prepararle el desayuno a mi papá o sacar la basura. Al menos hoy, gracias a Dios, Flor viene mañana.
Bien, ya le pagué al señor que lava los coches. ¿Ahora qué hago? No estoy muy segura de qué debería hacer como Ama de llaves de emergencia, pero lo que sí sé es que de todas las revistas en las que uno puede desperdiciar dinero para cambiar un billete en el Oxxo, Cosmopolitan es la peor de todas. Es más, mejor compren la TvNotas, al menos ahí sospecho que saben que su tono de "explotamos las porquerías que hacen las personas de la tele en sus vidas privadas, pero eso sí, siempre le ponemos un "don" o "doña" a los nombres de los padres de aquellos que vamos a vilipendiar", lo que siempre me da mucha risa. 
Es más, si necesitan cambiar el billete, les sugiero comprar la TvNotas y pararse en algún lugar público a leer únicamente los encabezados. Es como una de esas experiencias extrañas en las que se forma toda una narración dramática que bien podría el resumen de una novela de guerra. ¡Es padrísimo!

Pero Cosmopolitan, no. Que vayan a aplicarse "el águila" extendida ellos solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario