sábado, 21 de febrero de 2015

Momento importante del día

Pero no fue hoy, es muy temprano, fue ayer. Manejaba alegremente sorteando los miles de baches que hay en Naucalpan cuando en el camellón de Echegaray vi la cosa más perturbadora y extraña que he visto en un buen tiempo... y se los dice alguien que ve la televisión de realidad en TLC.

Paradas en el camellón, había unas tres o cuatro mujeres jóvenes vestidas con leotardos/hot pants, mallas de red, orejas de conejo, negligés, o vestidos muy cortos, y altos tacones de piruja. Pero lo peor, es que traían orejas de conejo, con peluche y todo, sin razón aparente. ¡Traían orejas de conejo!

¿Qué putas?

Todavía disminuí la velocidad y verifiqué por el espejo retrovisor que no lo hubiera imaginado, pero no, ahí estaban.

Ya pasó un día y todavía no me lo explico.

Ya en serio, qué diablos.

2 comentarios:

  1. A lo mejor eran edecanes de algún extraño producto… el capitalismo destruyo la dignidad humana! XD

    Hubiera tomado una foto :P

    ResponderEliminar
  2. No quisiera sonar malvada, pero debo comentarle que dichas señoras no contaban con las características usuales de las edecanes. Es decir, su volumen corporal no se ajustaba a los requerimientos de masa corporal que suelen pedirle a las señoras que andan en spandex. (Vio que bonito lo dije? no usé la palabra "gordas")

    ResponderEliminar