miércoles, 25 de febrero de 2015

Sam y Elí

La vida adulta lo masacra a uno de repente. Ya no sé qué más decirle a Mrs. Boss... ¿qué no ven que sufro aquí? ¡Y sufro! Por eso veo la cuarta temporada de Juego de Tronos abrazada a mi coca de dieta preguntándome: ¿Debo usar tacones? ¡Son tan dolorosos!

Si Arya y Gendrya tienen muertes horribles o terminan experimentando los horrores del incesto, al menos me quedan Elí y Sam. ¡Amo a Sam!  Recuerdo que la primera vez que leí los libros salí corriendo a la wikipedia a averiguar si Sam sufría una muerte horrible antes de seguir encariñándome con él. Es mi amigo, sabe lo que es andar por el mundo declarándose cobarde. Dice mi doctora que uno madura a punta de madrazos y que he tenido mi buena dosis. No sé si tenga razón, por si las dudas me gusta pensar que el miedo es perfectamente válido y que sólo cuando estás aterrado puedes ponerte valiente. Sobreviví Historia, el archivo, la tesis... quiero pensar que mientras nadie se dirija cabalgando a toda velocidad hacia mí con la espalda desenvainada, todo estará bien. Una vez tuve una pesadilla de esas. No la he podido superar.

Mientras tanto, me consolaré pensando  que al menos soy la persona más guapa del edificio, hasta el momento. ¡Algo, al menos!
Y ahora tomamos medicación y planeamos un viaje a la sección de zapatos para conseguir zapatos de persona normal. Ya saben, nada que sea un par de tenis pintados a mano con dibujines copiados del principito. 
¡Que la imitación comience!

2 comentarios:

  1. Usted puede!

    Mientras no copia la rutina godinez de llevar su comida en topers metidos en una bolsa de el palacio o zara, todo va a estar bien!

    ResponderEliminar
  2. Ay Dios, no, tengo dos horas de comida y considerando que vivo a cinco minutos, tal vez diez si cuento el tiempo eterno que me lleva llegar al estacionamiento por culpa de los tacones, espero no tener que recurrir a eso. Tampoco tengo nada de ganas de salir a comer con los otros individuos de la oficina. Es que ninguna es sateluco, están perdidos! Claro, eso no significa que vaya a orientarlos, yo sólo quiero sobrevivir con algo de dignidad y dinero. ¿Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar