miércoles, 29 de abril de 2015

Inmoralidad

Mi estimado lector:
Le aseguro que yo estaba determinada a no usar mi tiempo en la oficina para cualquier asunto que efectivamente no fuera de oficina, pero acabo de ver a la Sra. Elton entrar con una minifalda chiquitera que me pareció de lo más inmoral, que en general no me parecería mal, a no ser que hace unos días hubiera estado jode y jode a la Sra. Smith con que su falda era demasiado corta. En su defensa diré que aunque efectivamente estaba a la mitad del muslo, no deberían poder reclamarle nada en relación a dicha prenda, si la Sra. Elton, que se considera lo máximo en la sociedad (y ahora me odia, no sé por qué), puede andar con esas minifaldas ajustadas que le llegan justo abajo de las nalgas. Inconcebible.
Ya que me he quejado, permítame tomar una buena dosis de café para continuar con mi brevísimo y completamente subjetivo análisis del episodio tres de Juego de Tronos: El Gorrión supremo.
Gracias

1 comentario:

  1. Tiempo completamente aprovechado, 100 % productividad y proactividad.

    ResponderEliminar