miércoles, 10 de junio de 2015

La mentada de los dragones

Disculpe usted la tardanza, mi querido lector, pero creo que todos estábamos en negación después del último capítulo de Juego de Tronos.
Bien... justo cuando acababa de completar mi colección de accesorios y ropa destinados a expresar mi apoyo y lealtad a la Casa Baratheon:


(Sí, son míos, muéranse de envidia)
... esos malnacidos de D&D hicieron de las suyas y detsruyeron a Stannis. Está bien, todos sabíamos que Shireen iba a ser quemada en la hoguera por la loca de Melisandre, pero... Stannis no iba a estar ahí. ¡Él nunca lo haría!
¿Cómo pudieron? ¿Y qué pasa con Ser Davos? ¡Él sabía y no hizo nada para evitarlo, sabía que Shireen estaba en peligro y se fue! ¡Eso no lo haría mi Ser Davos.


... [Lloro por dentro porque estoy en mi cubículo y nadie debe verme sufrir.]

Ni siquiera tengo ganas de quejarme de Arya y lo lenta que va en matar al viejito flaco, tampoco voy a mencionar que me preocupa seriamente que Ser Meryn haya resultado ser un pedófilo justo cuando leímos ese capítulo aterrador de Arya, el extracto "Mercy" de los Vientos de Invierno, y me preocupe que ese tipo horrendo vaya atentar contra el honor de Arya, o peor, que lo logre. ¿Qué diría Ned, eh, eh? Digo, si ya violaron a Sansa, cualquier cosa puede pasar. ¡Mátalo ya, Arya, rápido y en silencio!
No lo sé, ya me desentiendo de ella. Por otro lado, toda la trama de Dorne fue un fracaso fenomenal. Tenían una buena historia con el complot de las serpientes de arena para coronar a Myrcella, pero no... en lugar de eso decidieron irse con una trama naca donde las serpientes son unas pendejas, Ellaria está loca y Jaime sigue portándose como el pelele de Cersei. ¿Dónde está el Jaime que recuperó su honor tras conocer a Brienne? Haciendo pendejadas en Dorne.
Viéndolo por el lado positivo, el príncipe Doran es maravilloso, pero aparte de él y las locaciones en el alcázar de Sevilla, Dorne resultó ser un total fiasco. Un fanfic malo, de esos que nos saltamos porque nos aburren al tercer capítulo y ni siquiera son divertidos.
Supongo que hubo algo más... ah, sí: Daenerys.

¿Qué fue eso? Estoy profundamente confundida. Por alguna razón, han decidido ser absolutamente adorables con el personaje de Daenerys mientras destruyen las vidas de los Starks y en especial... la de Stannis.
(Lágrimas silenciosas)
¿Por algún error le cambié de canal y terminé viendo la secuela de Cómo entrenar a tu dragón?
¡Llegó Drogón a rescatar a Dany! ¡No mamen! Llegó atraído por la sangre y el ruido y ella tiene que azotarlo para subirse. ¡Esto no es Disney! Pueden quemar en la hoguera a una niña inocente después de hacernos amarla con locura pero Dios nos libre de que Daenerys se vea rechazada por sus hijos dragones o le cueste trabajo hacer algo. Fue como ver una escena de La historia interminable.

Ya no sé qué va a pasar, pero después de cómo deformaron la historia de Sansa convirtiéndola en Jeyne Poole, la extraña habilidad de Ramsey como estratega (NOT!) y un Stannis dispuesto a sacrificar a su única hija sólo para que se derrita la nieve, no quiero ver el próximo capítulo.
¡Muéranse todos!





Ahora, si me permiten, creo que prefiero trabajar  antes de seguir pensando en esto.
Gracias

martes, 9 de junio de 2015

Ya no más

Bien, tenemos un problema... la oficina se está volviendo loca y yo quiero escapar.
Así está el asunto, la Sra. Elton es una ingeniera ambiental con una idea tan elevada de sí misma que raya en el narcisismo, sin mencionar con que sufre de severos ataques de paranoia, por lo que no descartaría el que esté almacenando una metralleta en su oficina para asesinarnos a todos cuando decida que "la conspiración" por quitarle el puesto llegue a su auge. 
Mi nuevo vecino de enfrente, que sospechosamente sabe demasiado sobre té y colecciona antigüedades, es el látigo de los de servicio social, incluyendo la jovencita de diseño a la que insulta y trae lavando su cafetera alegremente sin motivo alguna, tal vez en represalia por el romance que trae con el abogado veinte años mayor que ella que suele referirse a este respetable lugar como: "esta mamada".

Por otro lado, la Sra. Elton la trae jurada contra Mrs. Smith, la secretaria del mero jefe, que aceptémoslo, me tiene aquí a cambio de un par de favores que le hizo mi papá. No sé si seguir sintiéndome mal o revisar los anuncios clasificados para comprobar que es la única forma de que reciba ingresos. Nadie en su sano juicio le da trabajo a un historiador esforzado que está perdiendo sus poderes historiográficos de trancazo. ¿Saben que provoca la enumeración de municipios y la búsqueda de documentos legales en un alma sensible como la mía? Gastritis y depresión resistente. Estoy medicada hasta el copete (o el "pescaguapos", aunque ya me está creciendo el fleco), pero me despierto con nauseas y retortijón de estómago que sospecho son el preludio de una especie de brote psicótico que preferiría evitar a toda costa. Me aterra que un día el jefe me llame y me grite porque soy una inútil. ¡Es que no estudié leyes, ni administración pública! Ah, pero eso sí, quería desperdiciar mi juventud aprendiéndome qué Dios griego violó a qué ninfa para concebir a tal heroe que diez años después resulta que no importa tanto como pensaba la Sra. de Mito y Religión que solía ser mi ídolo. Usaba guantes, sombreros y fumaba en clase. 

(Violines)

El punto, es que ayer, por accidente, parece que cause otro round en el drama épico de la Sra. Elton vs. Sra. Smith.

Así está la cosa.  Le pregunté a la Sra. Elton si tenía unos libros que alguna vez donaron, me dijo que no y que debía haber dos ejemplares porque ella tenía el acuse de recibo que comprueba que mandaron dos. Bien, no hay pedo, me fui. Por la noche, cuando Mrs. Smith se quejaba de la maldad de la Sra. Elton yo le comentaba que había amanecido de malas porque hasta a mí me había hecho caras, y cité que hasta me había advertido que ella tenía el acuse de recibo para comprobar que habían llegado esos libros (¡como si yo los hubiera perdido, ni siquiera estaba aquí!), claro, no contaba con que la Sra. Smith levantaría el teléfono y le reclamaría que se hubiera quedado con ese papel, le pidió una copia, no se la dio, se fue a buscarla, se insultaron, la Sra. Elton le dijo "gata" según la Sra. Smith, pero la primera lo niega.

Al final, yo nomás me pregunto por qué la gente está tan enojada con el mundo.  Luego, me queda la culpa de haberle enviado una ponencia muy mala a Mrs. Boss, ella que es el único nexo que me queda con los siglos pasados. Lo intenté, les juro que lo intenté, pero estoy muerta por dentro. Como sea, envié lo que pude. Me niego a que me roben el alma. 
En noticias que no sé cómo me hacen sentir, publicarán un capítulo del que parece que fui coautora (aunque yo juro que no lo recuerdo). Digo, recuerdo haber investigado el asunto pero no sabía que sería coautora. Ahora me siento culpable pero feliz, pero culpable porque Mrs. Boss es demasiada buena conmigo y no lo merezco. Me alegro de no haberle cobrado todas las veces que iba a investigar. Es que no quería salirle cara y que ya no quisiera darme chamba.
Apenas son las diez y veinte. El señor jefe llegará en algún punto y tengo un feo presentimiento sobre la vida. ¿Y si me llama para saber qué he averiguado? En mi defensa, hace una semana no tenía la más puta idea sobre la existencia de zonas clasificadas con municipios y no sé qué más. 
Ahí voy. Total, lo peor que puede pasar es que me corran... y eso no sería tan espantoso. Al menos ya cumplí con las expectativas sociales que indican que a los treinta te pones una camisa y vas al trabajo a que destruyan tus sueños y ganas de vivir.

Les diré qué es un trabajo: el beso de los dementores.

Con su permiso, ahora iré a sentir lástima por mí misma y llorar por dentro.
Ya después me quejaré del episodio del domingo de Juego de Tronos.

*Muerto por dentro*

jueves, 4 de junio de 2015

La mina

Una hora y ocho  minutos para que pueda irme a comer. Una puta hora y ocho minutos que puedo desperdiciar de alguna forma. No me siento bien, me tiembla el cuerpo y no me puedo concentrar. Ojos cansados. Demasiado brillo, creo. Sigo temblando. Creo que fue demasiado café, pero rechazar una taza de café es una descortesía. Hoy no hubo jefe y creo que mañana tampoco habrá.
Sobrevivir, sobrevivir, sobrevivir.

Todo mundo parece estar muy convencido de lo que se trata el mundo y este lugar extraño en el que habitamos precariamente. "El trabajo", cómo o para qué, quién sabe. La importancia de las leyes y la administración pública. Quiero acostarme y esconder la cara. No puedo gritar. ¿Les he contado del muro blanco afuera de mi ventana? Eso y la pantalla de la computadora. No sé qué estoy haciendo. ¿Lepra? Ya no sé, no recuerdo. Quiero dormir y llorar, o tal vez cerrar los ojos y pensar en un lugar mejor. No sé si haya uno, tal vez me sentiría peor en otro lado. Hace rato, cuando fui por agua pensaba: ¿la depresión hace horrenda la vida, o la vida horrenda es la que causa la depresión? Tomo mis medicamentos y espero, si la Dra. Pills tiene razón esto es temporal y en unos días estaré bien. Tal vez sólo necesito comer bien y dejar de tomar café.

Una hora más y no me siento mejor que hace rato.

lunes, 1 de junio de 2015

Los caminantes blancos llegaron ya

Bien, primero quisiera explicar mi larga ausencia. Vera usted, mi querido lector:

Odio mi vida.

Ya que pasamos el trago amargo de admitir esa cuestión, podemos ir con el octavo capítulo de la 5° temporada de Juego de Tronos.

Es asombroso cómo he llegado a perder todo el entusiasmo tan pronto aparece el anuncio recomendando "discreción" y comienza nuestra musiquita preferida: Tan tan taratanta tara tan tan tara tan tan tan taaaaannnnntaaataraaarara... etc.  Será porque mi vida profesional se va a pique casi tan rápida y espantosamente como la quinta temporada de GoT.  ¿Diez años de vida dedicados a algo para después cambiar de giro, empezar de cero en algo que no entiendo y no quiero conocer bajo el peligro constante de mi jefe me pegue de gritos? ¡Qué importa! Ya, que se acabe el mundo, me importa un carajo.
No obstante, debo admitir que al menos, el capítulo de ayer nos dios tres cosas que ansiábamos desde hace tiempo, aunque una de ellas no esté en los libros.

Sansa confronta a Theon por sus múltiples traiciones y la muerte de sus hermanos. ¡Vaya! Por fin hace algo esa mujer, ya saben, aparte de equivocarse continuamente al juzgar a las personas. Theon confiesa que no mató a Bran y Rickon y pensamos, "bueno, al menos la pobre ya no tendrá que tirarse de lo más alto de la torre", que es lo que yo haría si estuviera en su lugar. ¿No se casó con Ramsey dizque para buscar venganza? La verdad es que mezclar la trama de Sansa con la de Jeyne Poole ha resultado en una situación sin el menor rastro de congruencia. ¡Es horrendo!

Por otro lado, no voy a negarles que la escena de Cersei hecha un desmadre de terror, enojo, indignación y desesperación fue glorioso. El detalle de que la septa le niegue el agua y la tenga que sorber de lo que cayó al suelo fue particularmente hermoso. En el libro le niegan el sueño, pero comprendo que recurrir al agua sea más efectivo para la televisión. La visita de Pycelle nos confirma que el tío Kevan está en camino para arreglar el desmadre que hizo su sobrina. Kevan es de nuestros consentidos.

Y ya por último, (sí, vamos a saltarnos a Sam, Gilly, el asesino miniatura de Olly y Arya comenzando con su entrenamiento de ninja/ hombre sin rostro que seguramente le impedirá ser feliz con Gendry. Me deprime y angustia. Gracias.) vamos con lo mero bueno: ¡Los caminantes blancos llegaron ya, y llegaron matando sin cesar, sin cesar, sin cesar, sin cesar, los caminantes llegaron a matar! (favor de leerse con la tonada de "Los marcianos llegaron ya")

Y ahí tenemos a Jon, tratando de negociar con los salvajes, tenemos a los Thenn, a quienes han destruido de la forma más horrenda en la adaptación televisiva, qué vergüenza, y al final a Tormund,  que en una movida genial, mata al pendejo que no quería entrara en razones y después de una plática de lo más civilizada, deciden todos irse a un lugar seguro, es decir, a las tierras protegidas por el muro. Todos sabemos que en algún momento, el muro caerá y todo estarán expuestos, vendrá la larga noche, etc., pero por fin después de cinco temporadas de amenaza los vimos en acción. Tal vez el combate de Jon con un caminante (¡Tienes acero valyrio, recuerda lo que dijo Sam, tienes acero valyrio, puedes matarlo), la aparición del malévolo rey de la noche y el momento aterrador, me atrevería a decir calibre "The walking dead", donde los muertos en batalla abren los ojos azules/muertos y se levantan, compensaron, en un mínimo, el dolor y perjuicio emocional que nos ha causado  esta desastrosa temporada. No por completo, pero al menos se los contaré como premio de consolación o reintegro. Sí, la batalla es debatible, igual que  la forma de aumentar la importancia de Jon, mezclar personajes y cortar y pegar como trabajo de prepa también es altamente cuestionable, pero a estas alturas, ya cualquier cosa es buena. ¡Al menos llegaron!

¡Chan Chan!
Por el lado amable, al menos ya comprobamos que el acero valyrio sí mata a los caminantes. Ahora sólo hay que convencer a todas la casas de Poniente que entreguen la posesión más sagrada de su linaje a la Guardia... NOT!


P.S
Estaba comiendo sola, una ensalada de esas gigantescas en Plaza Satélite, para evitarle a mi madre el tener que verme en este deplorable estado de depresión maligna, cuando pensé: Olvidé a Daenerys y Tyrion. O será que no los olvidé, sólo que Dany tiene el fabuloso poder de contaminar a cualquier personaje con su molesta existencia. Sí, hasta Tyrion me cayó gordo nada más de verlo cotorrear la onda con ella. Y ya ni hablemos de Jorah. En general lo detesto, pero el Jorah televisivo se ha convertido en un tipo tristísimo, usaría la palabra "patético", si no me recordara demasiado a mi profesor de "Enseñanza de la Historia I". Ya sufro bastante como para tener que recordar cosas tan espantosas.  El punto es que alguien debería acabar con Jorah, al menos en el libro tenía la decencia de perder las ganas de vivir al saber que Daenerys se casó. Este Jorah parece mula. ¡Qué horrendo!