lunes, 27 de julio de 2015

La triste realidad

Mátenme.
Por favor, se los suplico. Los vidrios, el escritorio imitación pino, las sillas naranjas. Todo grita "tu vida se acabó".
Mandar facturas a un contador que nomás no me responde. Balancearme en tacones. Socializar.

Por favor, mátenme. Ni siquiera han hecho café hoy.
Hice una presentación de power point que me quedó horrenda.

Y ahora me pregunto: ¿Qué se supone que hago?

Me marchito lenta y dolorosamente... en tacones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario