miércoles, 23 de septiembre de 2015

Lleno de spoilers

Estimado lector, me permito saltarme el reporte diario de mal gusto para comentar un tema de lo más importante:

¿¡SE FILTRÓ EL GUIÓN DE LA 6° TEMPORADA DE JUEGO DE TRONOS!?
Verá usted, si bien es cierto que internet es oscuro y lleno de spoilers, si lo que leí es cierto, entonces parece que un par de teorías favoritas se han confirmado. Sí, Jon será revivido por Melisandre, sí, es hijo de Rhaegar y Lyanna, sin mencionar algunos adelantos de lo que podría pasarle a nuestros personajes favoritos, como Arya de regreso en Poniente o la reaparición de Gendry, que estaba con la Hermandad sin Estandartes en los libros, pero por alguna razón es presentado como prueba del incesto de Cersei.  También se supone que veríamos a Edmure Tully y, sí, aquí viene: ¡Lady Stoneheart!

¿Será posible, en verdad?

Tommen y Lancel muerto, los soldados Tyrell atacando el septo. Rickon y Osha con los Umber, Sansa como reina en el Norte. ¿Por qué Sansa, no le tocaba a Rickon?
 ¡No lo sé!

Esto es demasiado para mí. Roose ejecutado, Ramsey, herido y huyendo. ¿Será posible? Ah, sí, Daenerys a punto de regresar a Poniente, etc. No nos importa Dany, ya, que se la coman sus dragones, por favor.

Pero, pero...

¡Señor, esto es demasiado para mí!

viernes, 18 de septiembre de 2015

Gasto absurdo

Nadie me comprende. Ser Café y la antíquísima dama medieval, Lilith, son mis mejores amigos de la oficina, pero no me extraña que no comprendan la emoción de sostener una antigüedad en las manos. Sí, es caro, pero no tan caro como saldría el comprar cualquier bagatela en el mercado de antigüedades de la Zona Rosa. ¡Ah, los nostálgicos incomprendidos, vengan a mí!
Creo que nadie entiende cómo funciona el comprar un collar o cualquier otro objeto antiguo, digamos, de más de 40 años de antigüedad, mínimo. En la oficina, Ser Café piensa que pude haberle puesto balatas a mi coche y Miss Lilith me llama "derrochadora". Sí, compré un collar muy caro, "Egyptian Revival", de los 20's, no de la era napoléonica, eso jamás lo hubiera podido costear, hablamos del furor posterior al descubrimiento de la tumba de Tutankhamon, o Tutankhaton, como quiera usted decirle.
Recuerdo cuando era joven, una escuincla, ahí le va...
[Sí, así es, les voy a hablar del Génesis, de ese recuerdo invaluable y cursi que ni siquiera comparto con mi psiquiatra]
Mi papá me llevó al Templo Mayor y mientras él me hablaba de orgullo nacional y racial, toqué con mis manitas las piedras carbonizadas y antiguas de lo que quedaba del poder autoritario y loco de los aztecas. Todavía tenía fleco y bigote, pero pensé: "Estoy tocando algo que ha estado aquí durante siglos, es increíble", tal vez no con esas palabras, pero la sensación de asombro y maravilla sí que las tengo muy claras.
La idea, la sola idea, de poseer algo que ha visto más décadas, más locura, más vicisitudes y más "Historia" de lo que yo jamás veré, es invaluable.  
¿Me duele gastar buena parte de mi sueldo en un collar de los locos años 20's? No. Hablamos de esa efímera época de Jazz clandestino, prohibición y en especial... descubrimientos arqueológicos. Howard Carter descubrió la tumba de Tutankhamon en 1922, lo más lógico es que la nostalgia por Egipto que surgió durante la expedición Napoleónica del siglo XIX resurgiera, claro, mezclado con la estética Art Deco y un poco de fantasía. Un cachito de tiempo donde personas sacadas de una historia de Scott Fitzgerald beben martinis y fingen no sufrir de enfermedades o tristeza. 
Nadie comprende el porqué no me importa gastar en un collar carísimo... "¿y cómo sabes que es de los 20's?", pregunta Ser Cafe. Lo sé, todo está en el color, el peso del bronce o la soldadura en la parte de atrás, tal vez el kilataje, o sea como sea que se llame la forma de marcar si se trata de plata, bronce o algo más, también se nota en los broches.
Nadie cree que sea importante, pero para mí, lo es todo.  Se trata de un objeto que sobrevivió décadas,  tal vez, casi un siglo, pasando de mano en mano, entre Guerras Mundiales y propietarios descuidados o desesperados.  Unos 90 años de haberse sometido al azar para terminar en manos e una solterona de 30 años que lo mira como si fuera su pasaje hacia la inmortalidad. "Tú sobreviviste, yo también, y cuando me haya ido, tu estarás entero".
Haciendo memoria, lo que más me atraía del Antiguo Egipto, era la noción de permanencia, que desembocaba en fórmula para la inmortalidad. ¿Puede usted diferenciar una imagen de la IV Dinastía de otra de la XVIII? Yo no, supongo que es tarea de los egiptólogos. Si usted conoce uno guapo y soltero, favor de informarlo en los comentarios. Gracias. 
Permanecer, sobrevivir, significa vivir para siempre. 

No me arrepiento.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Uñas a medio comer

Hoy, más temprano:

Yo no sé si será el zyprexa o los días de flojera, pero me siento de un buen humor extraordinario. Vaya, me levanté a las siete, fui a caminar/correrloquepude media hora, me bañé, me puse un tratamiento para largas cabelleras medievales, llené el tanque y llegué como campanita a la oficina. De hecho, hasta saludé amablemente a la Sra. Elton y no estallé en ira cuando me preguntó: "¿fumas en la mañana?" ¡A ella qué chingados le importa! ¿Acaso yo le pregunto "te untas bb cream para tener esa capa de pancake que traes en la cara o es una especie "? ¡No!


Bien, eso fue hace muchas horas. La cosa cambia a las 5:44 de la tarde.  ¡Mátame Dios!
Vestuario Eltoniano: Leggings (sí, otra vez) grises con abrigo gris, foulard amarrado como paliacate de Garibaldi color rosa y tacones azul marino. 


Yo sé, hueva.

¿Alguna otra novedad? Hmm, compré brownies de 90 calorías para ver si así dejo de comer porquerías entre comidas y dejo de engordar. La vida del oficinista. Luego preguntan que por qué somos obesos.

Está bien, todavía no llego al nivel de obesidad pero hoy en la mañana intenté entrar en unos pantalones talla 7. ¿Saben qué pasó? Entraron pero de alguna forma empujaron la grasa hacia arriba y parecía un monstruoso cupcake. 


I'll eat your soul!

(Se aleja dando tumbos el muñeco Michelin)



lunes, 14 de septiembre de 2015

El ayudante de mamá

Y así fue regresé con mi frienemy, zyprexa. Sí, al parecer, estoy "deprimida". No me explico el por qué.
...
[feels nothing]

Tal vez sólo estoy muerta por dentro.

Unas horas después:

Disculpe usted, he dejado que mi apatía se entrometa en la dosis diaria de mal gusto de oficinista que le debo.

Hoy, en la Elton's watch.

La Sra. Elton no deja de sorprenderme. Yo entiendo, todos hemos caído en la tentación de comprar un par de zapatos feos que, sin embargo, se veían cómodos. Todos lo hemos hecho. El problema radica en ponerse el mismo crimen más de una vez. Vamos con la botas de Santa Clos. 
Son feas por dos razones; 1. La imitación piel arrugadita debería estar restringida a los programas de televisión y películas ambientadas en los ochentas y 2. El tacón de cuña camuflado para que parezca ser parte de la bota resulta en un efecto óptico donde las botas altas parecen de lluvia, aunque las botas de lluvia como tal son infinitamente más bonitas. 

Ahora imagínese usted esa aberración combinado con un vestido de coctél, sí, así es, de coctél, que debería usarse sólo en eventos de primavera. ¿Escote en halter cruzado... para la oficina y falda corta y amplia...para la oficina?

¡Por favor!

A nombre de todos los asalariados con gafete del mundo debo suplicarle a esa mujer que se detenga. ¡Me hace daño!

viernes, 11 de septiembre de 2015

Antique tiara

Leggings grises y saco negro: Hueva. Vaya, hasta escribir del asunto me da hueva.La Sra. Elton me decepcionó hoy, pero al menos encontré una buena noticia: Sam y Gilly ya están grabando en Girona. Bien, tal vez no veremos a Gendry nunca más, pero al menos me darán mi dosis de Sam/Gilly, que son encantadores y deseo que sean lo más felices que les sea posible antes de que los espectros y caminantes blancos invadan el mundo y acaben con todo rastro de vida humana.

Ahora que lo pienso: ¿cómo es posible que el bebé de Gilly siga siendo un bebé? Al menos deberían cambiarlo por un niño de un año o dos. 

Debo trabajar en algo que no le servirá de nada a nadie. 

Chale.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Falda de flores

Bien, otro días más en la Guardia Elton.
¿Qué usó la Sra Elton para la oficina? Bien, empecemos por la idea de los trajes sastre, con pantalón, claro, al menos hoy puedo agradecerle que dejara las minifaldas de ramera en casa; no son bonitos. Admito que puede haber una excepción rara en casos muy contados y eso si están bien ajustados, es decir, no muy flojos ni muy apretados y son de algún material interesante. Los trajes sastre con pantalón de tela barata en color gris son lo peor que le ha pasado a este respetable lugar desde que se inauguró. Pero, si el traje no fuera suficiente, decidió complementarlo con una de esas playeritas de lycra color negro, manga corta y cuello alto... lo sé, no tiene sentido.

Ahora, debo darle dos consejos a las personas que como yo, son bajitas, regordetas y de curvas pronunciadas.
1.- Nunca usen cuello alto, se une a las protuberancias de la carne femenina y lo hace parecer a uno muñeco michelín. Don't!
2.-Nunca usen cap sleeves. El problema con ellas es que parecen gorritas sobre la cabeza de un duendecillo rechoncho.

Ahora, que si pensamos en esas dos cosas juntas en una sola prenda, la cosa se pone peor. No lo hagan, decidan si tienen frío o si tienen calor. No puedan hacer las dos cosas al mismo tiempo, es igual de horrendo que usar botas de peluche con Daisy Dukes. 

¡No!

Para concluir, quisiera aclarar que la Sra. Elton es un ser humano horrendo. Altanera, egocéntrica y con aires de nobleza. Cree que ella "sí" es "gente bien" y no duda en decirle "corriente" y "gata" a la Sra. Smith, sin mencionar la cantidad de majaderías y desplantes que acostumbra hacerle a todos los demás, en especial a Ser Café.En esas circunstancias y considerando que mi presencia aquí no es relevante en lo absoluto, he decidido que será mi deber celestial hacer justicia al desprotegido, las doncellas, las viudas y los huérfanos, como buena hada que soy, y dejar asentado por escrito la magnitud de sus crímenes de la moda. Es más, esto no se trata de moda, se trata del más básico decoro. En lo personal, creo que puedo definir mi propio estilo como algo boho-mesientogordayusoXL-nomepeiné-homeless-chic, lo que significa que no sé absolutamente nada sobre lo que diseñadores y fashionistas consideran moda, pero sí que tengo sentido de la decencia y  si tuviera autoridad no dude usted, mi querido y apapachable lector, que iría de cubículo en cubículo midiendo faldas con una regla. 

¡20 centímetros arriba de la rodilla, fuera de aquí, Jezabel! 

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Fashion police

UPDATE: La Sra. Smith volvió a la normalidad y parece que yo no tuve nada que ver. Con esa tranquilidad podemos regresar al tema que nos ocupa; El vestuario de la Sra. Elton.

Bienvenidos a su nueva sección: Eltons'watch.

El vestuario de la Sra. Elton siempre me ha causado gran pesar y preocupación. Verá usted, hablamos de una mujer bajita que parece regordeta, aunque en realidad no lo sea, aunque asumo que son los cachetes porque Dios no bendijo a todo el mundo con pómulos como los míos. Es una tristeza, pero es verdad.
Con esos antecedentes, ya se imaginará usted lo perturbador que es verla aparecer con leggings y blusas cortas y ajustadas. Es un estilo muy "señora de negocios" donde se abusa de los sacos y los tacones bajitos. ¿No hay una regla escrita donde se indique que los leggings deben usarse con una blusa suficientemente larga para tapar lo indispensable hasta la mitad del muslo? Si no la hay, debería. No hay nada peor que tener que sufrir el camel toe de una persona cuando estás atrapado frente a ella en una sala de juntas.
Otros atuendos cuestionables incluyen minifaldas chiquiteras, de esas que parece cinturón a pesar de estar hecha de lycra y vestidos de muñeca igual de cortos. ¡Santo Dios! Lo pero es cuando combina faldas cortas en 'A', con botas al estilo de la Mujer Maravilla, Super Niña o teniente Uhura. ¿Qué es esto? ¿El Planeta Vulcano?

Pero hoy, sí, así es, hoy, se ha superado a sí misma. Imagínese usted que salía alegremente a leer un poco mientras hacían la limpieza cuando me la encontré de frente y tuve que hacer acopio de todas mis fuerzas para combatir la sorpresa y horror que me inundaron al verla. Abrigo blanco sobre una minifalda (escondida bajo el abrigo), blusa roja y gigantescas botas negras casi hasta la rodilla, suficientemente flojas como para recordarme a las de Santa Clos.
Uh, miren, la navidad llegó temprano este año.

La saludé amablemente, por supuesto, pero el recuerdo de esas botas me perseguirá el resto del día.

En algún lugar del Polo Norte, nuestro gordito favorito se despierta consternado y le pregunta a la Sra. Clos: amor... ¿qué hiciste con mis botas?

Las tiene la Sra. Elton, Santa, ella te las robó.

Robarle a un hombre tan bondadoso y dadivoso no tiene perdón de Dios.

martes, 8 de septiembre de 2015

Diálogo

Necesitaba interrumpir a mi jefe inmediato que, a todo esto, estaba ocupado en la oficina del mero jefe. Era importante, maldición, pero no me atrevía. Pasó Mr. Abogado Hampón y aproveché para interceptarlo con la esperanza de que le dijera a Mr. Jefe Inmediato que debía hablar a Personal... ¡Sorpresa!

Miss Anne Elliot— ¿Vas con el Dr?

Mr. Abogado Hampón— Nel, nos van a meter una putiza.

Miss Anne Elliot— ¿A quién, a todos?

Mr. Abogado Hampón— A todos, pero una putiza. El Dr. está emputadísimo con todos.



Ahí le dejo que saque usted sus conclusiones, mi amado y guapísimo lector: Estoy jodida. 

Spice

Aquí vamos otra vez. Sí, apenas es martes, el segundo día de la semana, en una semana más de otro mes donde de nuevo empiezo el día temprano, en una oficina desierta. Todavía no llega mi vecino/jefe de unidad o sus becarios. La Sra. Elton tiene un ejército de jóvenes de servicio social, ya no hay dónde meterlos.
¿Tengo algo nuevo qué contar? No. La Sra. Smith sigue actuando rarísimo... ¡ahora resulta que me habla de "usted"! ¿Es una broma? Ya no lo sé. En tanto me preparo para el tedio de todos los días mezclado con la ligera punzada de angustia que me recuerda que podría haber junta en cualquier momento. Así es, otra junta donde nos digan que somos unos inútiles. A mí no me reclamen, soy la recomendada del dedazo. No tengo nada qué hacer aquí y no sirvo para gran cosa, aparte de mi labor como terapeuta ocasional. 
Escuchamos Oh Henry de The Civil Wars. Son muy bonitos, últimamente lo escucho continuamente. 
Ya llegó el vecino, lo que significa que esto cobrará vida pronto. Hoy no me molesté en lavarme el cabello.

...

Pero ya que estamos platicando tan a gusto (es decir, usted y yo, mi querido e inexistente lector), déjeme contarle algo realmente interesante:

Ya no me importa el destino de Sansa.

Sí, otra vez hablamos de Canción de Hielo y Fuego (CdHyF). Supongo que tiene que ver con el capítulo de Alayne en Los Vientos de Invierno, el que sacaron por adelantado para que las multitudes no enfurezcan. Es que, verá usted, de camino a este respetable lugar laboral, me quedé pensando: ¿a qué se debe el desagrado por Sansa? Sí, tiene muchos errores, pero todos los personajes de esa saga infernal los tienen, son ambivalentes y caóticos, como todos nosotros. También estúpidos. Mi problema con Sansa no es que sea una perra con su hermanita o inadvertidamente haya contribuido a la muerte de su padre, Ned Stark, lo que me molesta es todo el episodio con el heredero con el que Meñique quiere casarla en cuanto se deshaga del pequeño Robalito, que a todo esto yo sospecho que es su hijo, no sé si ya sea considerado canon. "Yo soy todo el condimento que necesitarás", o algo sería la traducción. "Spice". ¿No debería estar maquinando la forma de vengarse del pedófilo perverso que traicionó a su padre, difamó a su madre y ahora la promociona como buen padrote que es? Al menos no debería participar de sus intrigas con tanto entusiasmo. Sansa está perdida en el espacio.
Ahora que lo pensamos, ese capítulo bien podría estar relacionado con el que los adaptadores de la serie decidieran darle la trama de Jeyne Poole. Claro, les salió horriblemente mal: "Hey, vamos a vengar a tu familia entregándote envuelta como regalo a un sádico sexual/ torturador que fácilmente alcanza el nivel 22 en la escala de maldad del Dr. Stone. ¡Eso le enseñará a esos asesinos desolladores que traicionaron a tu hermano!"

No tengo una explicación. 

lunes, 7 de septiembre de 2015

Suéter gris y collar de Catalina Howard

Ahora la Sra. Smith está sentida conmigo y me castiga con el látigo de su desprecio: ¿mi crimen? Pedirle de la manera más atenta que no me involucre en su guerra a muerte contra la Sra. Elton. La verdad es que ya estaba hasta el gorro de que me usaran como munición para tirarse la una a la otra y la semana pasada me colmaron la paciencia. Fui amable, sólo le pedí que no me pusiera en situaciones incómodas y le hice ver que la Sra. Elton le mienta la madre cuando están solas mientras que ella le responde cuando estamos todos alrededor, lo que obviamente es una terrible estrategia. Como resultado, está profundamente enojada conmigo. Yo no quiero tener problemas con nadie y esa táctica que había estado usando la Sra. Smith, para restregarle a la Sra. Elton algo  así como "mira, mira, a mí sí me quieren todo y a ti no" (como abrazarme o sacarme arrastrando para platicar cuando estoy en plena socialización con la Sra. Elton y sus becarios), me estaba sacando de quicio. Nota: odio los abrazos. Si no es tu cumpleaños y/o te estoy saludando o me estoy despidiendo, no quiero abrazarte. Saludos, cumpleaños y despedidas. ¿Quedó claro? ¡No soy un oso de peluche!
¡Ahora, yo soy la mala!
Lo peor es que me extendieron el horario y debo quedarme aquí todo el puto día. ¿Pa' qué me quieren aquí? ¡No les sirvo de nada, nomás ocupo espacio!

¿Cómo putas llegué aquí? ¿Evadí los pleitos de gallinero toda mi vida como para terminar a esta edad haciéndola de peón de las "amigas y rivales" de la oficina? ¡NO!

La parte positiva es que ya no tendré que sofocar mi reprobación al escuchar el recuento de aventuras sexuales y devaneos amorosos que mi retrógrada mentecilla no logra entender. 

Zen.

No digo que esté mal, en lo absoluto, pero realmente me consterna la idea de que alguien, quien sea, pueda cambiar de compañero de coito cada semana, o tener más de dos o tres a la vez... vaya, dos diferentes en una semana! Será que Jane Austen me jodió el cerebro, aunque no sólo es un asunto moral, también práctico. ¿Realmente es sabio compartir fluidos con más de una persona en la vida? Digo, es natural, supongo y todo lo que ustedes quieran pero a mí me suena como un proceso muy complicado y lleno de concesiones y peligros que debe ser muy desgastante física y emocionalmente como para practicarse con desconocidos o más de un sujeto a la vez. No quiero saber los detalles, en verdad. 
¿Qué somos, salvajes?

La señorita encantadora de práctica profesionales que además se destaca como bailarina de ritmos africanos en sus tiempos libres, logró  descifrar la raíz del problema entre las señoras de la oficina de forma expedita y acertada: "Lo que pasa es que las dos son muy parecidas, sólo que la Sra. Elton quiere ser una princesa y la Sra. Smith, un pirata".
Ninguna se da cuenta de parecidas que son, de ahí el choque. 

Ahora, si me permiten, debo ir a un lugar feliz en mi cabeza.

"Oh, Daryl, eres un fresco."

jueves, 3 de septiembre de 2015

Update

¿Recuerdan las lágrimas reprimidas hace un par de días? Bien, pues hoy me avisaron que mi horario cambió y ahora saldré hora y media más tarde.

Así es, soy la única idiota que llega puntual, pero no importa.

...


miércoles, 2 de septiembre de 2015

Imitación pino

En algún momento debía pasar. Sí, hablo de ese inevitable momento en el que uno termina encerrado en el baño conteniendo las lágrimas para evitar que al salir le pregunten: ¿estás bien?
No sé si fue el día lluvioso o el haberme visto en medio del conflicto entre Mrs. Elton y Mrs. Smith, que se odian a muerte y me usan como metralla. No quiero ser grosera con una o con otra. No quiero problemas. Uno pensaría que los conflictos entre mujeres se limitan a la primaria, pero no. Son eternos y no discriminan edad ni situación. No me involucré en ellos cuando tenía 10 años, no lo haré a los 30. ¿Qué estoy haciendo y qué debería hacer? Yo sólo quiero irme a mi casa y abrazar a mis hijos.

"¿Te sientes mal?"

Mentiría, claro, por suerte salí a caminar unos minutos y regresé viéndome relativamente normal. Aquí no pasa nada. Claro. Es extraño, cuando se acuerdan de mí ya olvidaron lo que me habían mandado hacer. Creo que simplemente no saben qué hacer conmigo y no los culpo porque yo tampoco lo sé. 
¿Qué hago aquí?

[Favor de introducir pensamiento catastrófico]

¿Estoy bien? Por supuesto que no, soy un desastre de proporciones bíblicas, pero supongo que  debo mantener la farsa a cualquier costo. Voy a explotar en llanto. No, no lo haré, me portaré como los machitos hasta que me corran. 

Como los machitos...


martes, 1 de septiembre de 2015

Un Daryl pa'l camino

Mi querido lector:

Lamento este largo silencio, en mi defensa diré que simplemente no tengo absolutamente nada nuevo que contar. ¡Nada!
Y como supuse que no tiene caso relatar cómo los días se suceden unos a otros, exactamente iguales y sin grandes penas o alegrías, me abstuve de arrastrarlos conmigo en esta espantosa caída en picada hacia el infierno del oficinista donde olvidé qué hacía, para qué o con qué propósito. ¿Historia? No lo recuerdo.
Pero, esta mañana, mientras recorría exactamente el mismo camino de siempre, entre mi coche y mi humilde cubículo, pensé en lo que conveniente que sería encontrarse con el stash de un cuponmaniaco durante un apocalipsis zombie. ¿Han visto "Cuponmania"? Bien, se los resumo: Una señora tacaña/señor desorientado/niña con desorden alimenticio, descubre un día que mediante el fascinante mundo de los cupones puede pagar dos o tres dolares (incluso cero) por mercancía que en otras circunstancias costarías cientos o miles. Esta locura suele ocasionarles severos problemas con sus esposo, familiares y amigos, porque llega un punto en el que tienen depósitos repletos de toneladas de pizzas congeladas y suficientes toallas femeninas para vivir 30 años. En algunas ocasiones, las señoras hacen lo más bondadoso y donan parte de sus productos a la caridad, aunque sólo he visto un caso de esos, pero si pensamos en la probabilidad de un apocalipsis zombie, perdón, "ataqué de caminantes", es más apropiado; ¿No sería fabuloso toparse con los depósitos de los cuponmaniacos?
Ya que estaba pensando en toda la gente severamente dañada que TLC y Discovery H&H nos han presentado, pude extraer dos o tres clases de humanos cuya aparentemente inútil existencia podría cobrar cierta importancia en caso de que la civilización como la conocemos termine y debamos huir continuamente de caminantes, mordedores, come pieles, etc. Veamos:

1.- Cuponmaniacos
Tal vez en este momento parece ridículo comprar 45 botes de salsa, 70 cajas de nuggets congelados o 96 botellas de shampoo sólo porque había suficientes cupones y descuentos como para comprarlo todo por 50 centavos, pero en caso de estar huyendo, no sólo el depósito por si mismo podría funcionar como un refugio temporal, también sería una mina de oro. Ya saben, cuando las tiendas hayan sido saqueadas y los hogares desvalijados, esa pequeña y oscura propiedad misteriosa en el patio trasero de alguien aparentemente normal, podría ser una mina de oro.

2.- Los Duggar
Yo sé, me imagino lo que están pensando: "¿Te volviste loca Jismena?" Y si me atreviera a sugerir que esas personas en verdad son útiles lo estaría, pero en el caso de un apocalipsis zombie, creo que lo más importante es mantenernos positivos y reciclar. Todo es reciclable, incluyendo los Duggar. Son personas horrendas que deberían ser erradicadas de la tierra pero también podrían ser escudos humanos y carnadas. Imagínese usted, son 19... así es, ¡19! trozos de carne que seguramente se tumbarían a rezar frente a una horda de caminantes. En caso de que los muertos vivientes se agolpen frente a las puertas de su refugio, sólo debe subirse a la camioneta en funcionamiento más cercana, e irlos soltando uno por uno, con las piernas rotas, obviamente, hasta alejar a los caminantes de su asilo, ya sea de forma temporal, si es que usted planea huir, o como recurso a largo plazo si planea aprovechar la distracción de los caminantes para reforzar sus barricadas, empalizadas, etc. 

3.- Intervention
Todos los programas sobre adicciones nos muestran adictos, ex adictos y familias que sufren por los familiares que no pueden salvar pero también nos han enseñado que efectivamente existe un universo paralelo en el que cantidad de individuos terminan en la indigencia o la prostitución para conseguir las dosis de cualquier sustancia que les sea necesaria para vivir. Yo sé, es terrible, pero piensen por un momento: ¿Se imaginan encontrar el almacén de un drogadicto o mejor aún, de un dealer? Supongo que cosas como cocaína, etc., no servirían de nada en un apocalipsis zombie, pero la marihuana podría ser útil en un mundo en el que los servicios médicos ya no están disponibles. ¿No sería más humano drogar a un pobre anciano que sufre de cáncer antes de que sea inevitablemente destazado vivo por muertos que caminan? También serviría como anestésico en caso de amputación. Ya si el dealer también se especializa en medicamentos controlados, como medicinas para el dolor, antibióticos, ansiolíticos, etc, sería infinitamente mejor. Si nos ponemos ambiciosos, hasta podría contar con buen material médico, como agujas, claro, esperemos que las traiga estériles, que no es muy probable pero puede pasar. 

Justo ahora no puedo pensar en qué otro caso de humano disfuncional podría ser útil en un momento de necesidad, pero seguramente se podría encontrar algún otro. ¿Servirían de algo los hoarders? No lo sé, tal vez tendrían suficiente chatarra para levantar defensas. Sería cuestión de pensar.

Por el momento, los dejo volver a sus vidas productivas. Yo seguiré trabajando en algo que nadie me pidió y a nadie le importa. ¿Para qué? Para nada, desquitar el sueldo, supongo y esperar que se acabe el día y empezar todo otra vez mañana temprano. ¿Para qué? Lo repito, para nada.