martes, 8 de septiembre de 2015

Spice

Aquí vamos otra vez. Sí, apenas es martes, el segundo día de la semana, en una semana más de otro mes donde de nuevo empiezo el día temprano, en una oficina desierta. Todavía no llega mi vecino/jefe de unidad o sus becarios. La Sra. Elton tiene un ejército de jóvenes de servicio social, ya no hay dónde meterlos.
¿Tengo algo nuevo qué contar? No. La Sra. Smith sigue actuando rarísimo... ¡ahora resulta que me habla de "usted"! ¿Es una broma? Ya no lo sé. En tanto me preparo para el tedio de todos los días mezclado con la ligera punzada de angustia que me recuerda que podría haber junta en cualquier momento. Así es, otra junta donde nos digan que somos unos inútiles. A mí no me reclamen, soy la recomendada del dedazo. No tengo nada qué hacer aquí y no sirvo para gran cosa, aparte de mi labor como terapeuta ocasional. 
Escuchamos Oh Henry de The Civil Wars. Son muy bonitos, últimamente lo escucho continuamente. 
Ya llegó el vecino, lo que significa que esto cobrará vida pronto. Hoy no me molesté en lavarme el cabello.

...

Pero ya que estamos platicando tan a gusto (es decir, usted y yo, mi querido e inexistente lector), déjeme contarle algo realmente interesante:

Ya no me importa el destino de Sansa.

Sí, otra vez hablamos de Canción de Hielo y Fuego (CdHyF). Supongo que tiene que ver con el capítulo de Alayne en Los Vientos de Invierno, el que sacaron por adelantado para que las multitudes no enfurezcan. Es que, verá usted, de camino a este respetable lugar laboral, me quedé pensando: ¿a qué se debe el desagrado por Sansa? Sí, tiene muchos errores, pero todos los personajes de esa saga infernal los tienen, son ambivalentes y caóticos, como todos nosotros. También estúpidos. Mi problema con Sansa no es que sea una perra con su hermanita o inadvertidamente haya contribuido a la muerte de su padre, Ned Stark, lo que me molesta es todo el episodio con el heredero con el que Meñique quiere casarla en cuanto se deshaga del pequeño Robalito, que a todo esto yo sospecho que es su hijo, no sé si ya sea considerado canon. "Yo soy todo el condimento que necesitarás", o algo sería la traducción. "Spice". ¿No debería estar maquinando la forma de vengarse del pedófilo perverso que traicionó a su padre, difamó a su madre y ahora la promociona como buen padrote que es? Al menos no debería participar de sus intrigas con tanto entusiasmo. Sansa está perdida en el espacio.
Ahora que lo pensamos, ese capítulo bien podría estar relacionado con el que los adaptadores de la serie decidieran darle la trama de Jeyne Poole. Claro, les salió horriblemente mal: "Hey, vamos a vengar a tu familia entregándote envuelta como regalo a un sádico sexual/ torturador que fácilmente alcanza el nivel 22 en la escala de maldad del Dr. Stone. ¡Eso le enseñará a esos asesinos desolladores que traicionaron a tu hermano!"

No tengo una explicación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario