lunes, 12 de octubre de 2015

Todos queremos tocar el cielo

Si estoy de adorno, digamos, como resultado de un favor que ya pagó mi señor padre y no me dan absolutamente nada qué hacer, a menos claro que Mrs. Smith no tenga tiempo para comprar libros o buscar algún teléfono para que al final resulte que me slaió mal porque cometí el horrendo y craso error de no estudiar Leyes ni Relaciones Internacionales... ¿es un crimen que consuma mis horas terminando una novela o revisando la edición de octubre de Vogue?

No, yo creo que no.

Juego limpio, muchachos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario