martes, 12 de enero de 2016

Live for Cersei, live for Tyrion, live for vengeance

¿Recuerdan el pleito con la ingeniera? Pues se puso peor. Los acontecimientos van más o menos así:
Me quejé con mi jefe.
Pasé dos días planeando mi venganza.
Atravesé por un momento de claridad de corazón en el que supuse que lo mejor sería olvidar el insulto y seguir adelante... claro, hasta que:
¡Se apareció en mi oficina el viernes en la noche para entregarme más oficios!
 Como se imaginará usted, mi querido lector, perdí la razón. Empecé a temblar y le reclamé todo, absolutamente todo lo que se me ocurrió. La pinche vieja loca lo negó todo, hasta la confronté con el oficio y se hizo pendeja. Peleamos y peleamos en una sucesión de acusación/negación que duro más de media hora sin llevar a nada. Finalmente, mi vecino, Monsieur LeGrand se despidió y aproveché para terminar con el lío. Claro, en cuanto llegué a mi casa me solté a llorar como maniaca. Estaba en los berridos, llorándole a mi mamá en la cocina con una botella de vino cuando me habló mi jefe, Monsieur le avisó que la loca y yo estábamos discutiendo "muy alteradas", y por supuesto le conté que había tenido una discusión con ella y que a grandes rasgos me había salido que como ella es jefa de unidad y yo sólo una asesora en su área puede hacer lo que se le hinche un huevo. Cuando leí los oficios que me entregó descubrí que no sólo yo le valgo madre, sino también el coordinador, al que le pasó por encima convocando una reunión a nombre de todo el lugar por sus pantalones, con copia pa' todo mundo, hasta la Secretaría Académica. Supuse que a mis jefes (al inmediato y al mero mero) les iba gustar menos que a mí.
Por supuesto le conté.  
Ya sólo debía averiguar cómo salvar mi dignidad en esta situación tan embarazosa. Mi papá y mi hermana me salvaron. Mi hermana me consiguió unos libros gratis como donación y mi papá me dictó lo que debía responderle a esta pinche vieja por escrito, igual que hizo ella. "Y no vayas a esa junta". Me apresté a salvar mi orgullo y el lunes escribí un oficio de lo más decente, pero llegador, con copia para todos lo que ella ya había anotado en su oficio anterior, comentándole que me era imposible asistir a la reunión a la que convocaba porque el principio de autoridad me impide emprender acciones administrativas que vayan en contra de las instrucciones giradas por mi superior inmediato (que no es ella). Técnicamente hablando era cuestión de decirle "Vete al diablo, no eres mi jefa".
Claro, cuando le entregué la copia a mi jefe, me enteré que el mero mero, el coordinador, canceló la reunión basado en que efectivamente nadie que no sea él puede organizar reuniones a nombre de todo este bendito espacio
No me importó, le iba a entregar mi coqueto escrito a como diera lugar y cuando la intercepté y la invité a mi oficina para entregárselo y hacerla firmar de recibido, tuvo la audacia de ponerse a explicarme cómo iba a organizar la junta. Hasta me mintió descaradamente argumentando que era "la premura" con la que se había convocado el asunto la razón por la que no teníamos ni espacio ni apoyos. ¡Ja!
Le dije que no iba a ir a la junta y que en el oficio le explicaba mis razones. Después le sonreí con todos los dientes muy a pesar de las ganas infinitas que tenía de cachetearla. 

Uno creería que el asunto estaba concluido. Tal vez, pero aún quedan un par de cabos sueltos.  Al parecer el jefe la regañó ayer en la tarde (cuando yo no estaba porque llevé a mi papá al aeropuerto), no sólo por su asombrosa iniciativa para ejercer funciones de patrón en su ausencia sino también por insultar y rasguñar a Mrs. Smith (¿No les había contado eso? Sí, eso hizo). Ella lo negó todo y exigió ver un video. No hay video.

Nadie me ha dicho si fui mencionada en la plática, pero seguramente ya le mentó la madre por andarse saltando los escalones en la jerarquía y le informó que canceló su numerito.
Cualquier persona con sentido común pensaría que el evento se canceló porque ella solita no puede andar convocando reuniones de vinculación a nombre de nada porque no está en sus facultades, pero esta mujer está seriamente  perturbada y es muy estúpida, lo que me sugiere que hará lo más obvio y me culpará a mí, o al menos eso piensa Ser Café.
Ahora, sólo me pregunto cuándo cobrará venganza, porque lo hará.

Vamos a recordar las sabias lecciones que nos ha regalado CdHyF:

"Cersei is as gentle as King Maegor, as selfless as Aegon the unworthy, as wise as Mad Aerys. She never forgets a slight,  real or imagined. She takes caution for cowardice and dissent for defience. And she is greedy. Greedy for power, for honour, for love."
 A Dance with Dragons




Estimado lector, si no escribo en el plazo de una semana es porque todo va muy bien o muy mal y ya me atropellaron. Dejaré en un sobre amarillo los datos de la responsable de cualquier accidente que sufra en los próximos días. Favor de dirigir las pruebas a las autoridades correspondientes.



Ah, pero no podía poncharle las llantas como una persona normal, tenía que ponerme creativa.
Gracias, sentido común, gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario