viernes, 22 de enero de 2016

Mírame bien

¿Recuerdan Rebelde? Yo ya no me acordaba, pero por alguna razón misteriosa, ayer terminé viendo capítulos viejos de una telenovela que ha pasado a la historia como un momento a la locura. ¿Por qué? No sabría decirle, estaba viendo una película de exorcismos cuando me aburrí y mientras buscaba qué más ver, me salió Rebelde en las sugerencias, quesque "porque viste Skins". Oh, well!
Creo que en realidad no quería dormir. Quería alargar la noche lo más posible y Rebelde resultó ser tan terapéutico como lo fue la primera vez que la pasaron. ¡Es muy divertida!
Seguramente se están preguntando en qué momento comenzaré a quejarme porque es mala o absurda y ya saben lo que dicen de las telenovelas que carcomen al pueblo, etc.,etc., pero no. ¡Es maravillosa! 

Había olvidado la existencia de Ninel Conde, las minifaldas de meretriz (como las que usa la Sra. Elton), las botas de bruja (como la que también usa la Sra. Elton) y los romances confusos. También había olvidado que Anahí alguna vez fue una persona que hablaba, ya saben, desde que encontró chamba como primera dama de Chiapas no tiene que hablar. 
Lo único que me sorprendió fue percatarme lo espantoso que era el vestuario. ¡La mayoría se parece a los Picapiedra!¿Qué hay con las ombligeras de peluche? Fue perturbador, ya sin mencionar los microshorts y las botas. Es que: ¡Botas blancas sobre jeans deslavados! ¿Quién diseñaba eso? ¡Es que no lo sé! Lo que me queda claro es que debe ser divertidísimo. ¿Será uno de esos trabajos soñados? 
Nada más porque los quiero... y no tengo ganas de hacer un carajo, hoy compartiré un estudio comparativo de los crímenes y desvarios de vestuario en Rebelde.

Sí, esta es la primera dama de Chiapas... ¿quién quiere llorar conmigo?

Estoy confundida. Primero, esa tiene que ser una forma criminal de usar pintura corporal. ¿En serio mano? Yo le dibujaba mejores cosas en el antebrazo a mis amigas.

¿Qué es esto, prostitutas y padrotes prehistóricos?

Ahora vamos a discutir que Dulce está semidesnuda y Anahí también, pero por alguna razón está naranja (sí, es un Umpa Lumpa) en hot pants deportivos y botas (¿tenis?) de invierno. Es un misterio. ¿Le pagaron a alguien para escoger esta ropa? ¡No mamen!

Y me gustaría seguir quejándome pero me temo que Monsieur LeGrand llegará en cualquier momento y me fastidiará la fiesta con su presencia. 
Pero los dejo con una bella reflexión final: Las mujeres que usan shorts con botas de invierno ¿son indecisas o están confundidas? ¿es accidental o premeditado?
Eso, amigos míos, no lo sé. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario