lunes, 28 de marzo de 2016

Colecciones especializadas

¿Se han sentido tan tristes que pareciera que una piedra gigantesca los está aplastando todo el día?
Es feo, pero la peor parte es saber que  nunca será diferente, es de esas cosas que un día llegan para quedarse y uno siempre piensa "todo va a mejorar" pero nunca pasa, al contrario, sólo empeora. En especial cuando ronda el fin de año, uno peca de inocente y se dice a sí mismo que por fin se acabó un año malo, que seguramente fue una mala racha y el siguiente será mejor, pero es peor que el anterior. 
"Algún día", pronto, en cuanto hagan efecto los antidepresivos, cuando se acabe el día, cuando haya pasado una semana productiva, cuando haga ejercicio o coma bien, pero al final todo esfuerzo es inútil y la tristeza sigue ahí. La peor parte de la depresión es la constante sensación de desesperanza y tal vez la fatiga... estoy tan cansada siempre, la mayor parte de las veces me baño sentada y lavarme el cabello parecer todo un reto. Ya no recuerdo la última vez que me levanté emocionada por el siguiente día o me fui a dormir con la ilusión de "mañana". Tal vez eso es lo que se pierde en algún momento, la esperanza que significa pensar en el mentado "mañana". Si tengo suerte me sentiré un poco mejor, por alguna razón, siempre despierto con un malestar estomacal espantoso, no sé si será gastritis, también me duele mucho la espalda, en especial la espalda baja. Compré vitaminas, he ido al gimnasio, me pongo metas de quince minutos, hasta cociné toda la semana de vacaciones para comer cosas saludables y llenarme de hierro y esas cosas que me faltan y podrían explicar la fatiga, me obligué a comer, por más que no tuviera hambre, pero nada mejoró. 
Las cosas nunca mejoran.  

martes, 8 de marzo de 2016

Sueños proféticos

Estimado lector, aprovechaba el tiempo de soledad y angustia para distraerme viendo algunas escenas de la 5° temporada de Juego de Tronos, claro, excepto la atroz escena de Sansa y Ramsey que francamente me da nauseas. Me refiero a las escenas buenas, las que sí están en el libro, como el arresto de Cersei, que es muy buena. Veía la discusión de Lady Olenna y Meñique cuando descubrí algo:

I have a gift for you
What kind of gift?
The same kind I gave to Cersei... a handsome young man.


¡GENDRY!

¿Regresará Gendry? ¿Lo subirán al estrado a testificar contra Cersei?

Si existe la menor esperanza de que regrese Gendry es posible que los perdone un poco, sólo si regresa la Hermandad sin Estandartes y al fina, al fin, tenemos algo de fidelidad a la trama de Aguasdulces, de los contrario, los odiaré con todo mi corazón, si sólo lo traen para matarlo los odiaré con todas mis fuerzas. 


UPDATE
Olvídenlo, acabo de ver el trailer y me temo que se ve tan mala como esperábamos. Toda la emoción acaba de morir.

Ni modo

Mi querido lector:

Mañana me voy a un congreso que durará tres días, ahora, eso podría sonar como algo bueno si no fuera por un pequeño problema:
¡Ya me dio puto hablar en público!
Siempre me da puto hablar en público pero ahora sí que estoy aterrorizada. Tengo miedo y quiero llorar, por el lado positivo, una vez que pase todo esto los sinsabores de la oficina se verán menos difíciles, y podré esperar el estreno de Juego de Tronos (sí, ya decidí que lo veré, soy una cobarde).

Mientras, iré a ahogar mi angustia con películas de Jane Austen y té. 
Ya ni modo, que sea lo que Dios quiera.

martes, 1 de marzo de 2016

Los problemas de escribir correos

Hoy Mrs. Boss me mandó la versión final del artículo que yo hice a medias y terriblemente mal, ahora debo responderle algo pero no sé cómo decir de forma elegante: "gracias a Dios lo arreglaste para ahorrarnos la ignominia de presentar la mamada que saqué y no pude hacer mejor, por favor perdóname por ser una coautora chafa, ¡eres Dios!"

Tal vez algo como "Quedó muy bien", pero no mamen, ¿no es exceso de arrogancia? ¿quién chingados soy yo para decirle que quedó muy bien? ¡Pues claro que quedó bien, es Dios, y yo soy un triste cura de parroquia que abusa del vino de consagrar cuando está solo en la sacristía".
Ay chale, qué difícil es la vida.