lunes, 4 de abril de 2016

Agotamiento

Un ataque de pánico y un tafil después, todavía quiero salir corriendo. Ya no puedo con esto, no puedo seguir obligándome a hacer cosas que no quiero hacer para fingir que soy quien no soy y encajar en este lugar sólo porque paso 12 horas diarias en él por dinero. La angustia es una cosa espantosa. Y la nueva becaria de Mr. Coffee me enseña a hacer mole, la exposición llenó esto de gente, le hablé a mi psiquiatra y no me contesta. Entonces le hablé a mi papá, tomé el tafil, estoy agotada, no puedo satisfacer las necesidades de todos, escuchar los problemas y las vidas de todos. No quiero, ya no puedo. No me interesan los estudiantes de Monsieur LeGrand, ni con quién se acueste Mrs. Smith. Me vale madres lo que haga la Sra. Elton o la vigilancia de Liberace. ¡Estoy hasta la madre! 

Y quiero correr y llorar y no regresar nunca. Correr lo más lejos posible. Meterme en un hoyo, no quiero volver a hablar con nadie ni ver a nadie. Estoy cansada. No, no quiero ver a nadie, no quiero salir con nadie, quiero sentarme bajo la regadera y quedarme ahí.

Estoy cansada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario