jueves, 12 de mayo de 2016

Bastardos

(Siglo XII)
"La bastardía se inscribe en las estructuras de la buena sociedad. Era tan normal que los bastardos, principalmente los de sexo masculino, no eran ocultados ni rechazados. Tan nobles como los demás, debían a su sangre ciertas prerrogativas. Tenían derecho "por privilegio de consanguinidad" al conturbernium, a la cama y a la mesa en la casa de su padre. La casa les estaba abierta de par en par.
[...]
Estos muchachos compartían la existencia de sus medio-hermanos legítimos. Quizá incluso, dado que no tenían esperanzas de heredar, eran menos rebeldes; se ve en ellos más seguridad que en los segundones nacidos de la esposa. No están celosos del mayor: son sus amigos íntimos; algunos, no obstante, se muestran a veces belicosos".

Georges Duby, El caballero, la mujer y el cura

No hay comentarios:

Publicar un comentario