viernes, 29 de julio de 2016

La oración del día

Soy un asco de persona: Lo confieso, ante Dios Topoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pasado toda la semana viendo Netflix y leyendo una novela en la oficina.
También me culpo de hipocresía, ya que hoy tuve el descaro que entablar una conversación amigable con la Sra. Elton durante todo el camino del estacionamiento y después, con el hombre al que he denominado "Liberace" y del que he difundido un par de dibujos vestido como reina de belleza.

Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa.

Por eso ruego que me corran pronto para no seguir cayendo en semejantes aberraciones que  atentan no sólo contra aquellos ultrajados por mi lamentable comportamiento laboral sino también en contra de mi propia vanidad moral.

Soy doblemente culpable, Señor, porque no me arrepiento y lo volvería a hacer todo otra vez.

Amen

miércoles, 27 de julio de 2016

El cuervo no emparentado con Poe

Nunca me había fijado que Jack Nicholson sale en El Cuervo de 1963 con Vicent Price.
Ah, claro, también estuve de vacaciones, recordé lo que se sentía ser un ser humano, me caí y terminé con un ojo morado, fui a la playa, tuve una conversación real con mi primo (¡Sí, está vivo y sano! De hecho, está más vivo y sano que el resto de nosotros), después de mas o menos un año de vivir hilando frases corteses que le darían asco a la mismísima madre del "lugar común" como recurso básico para la supervivencia del oficinista ("Hablemos de quién va a cambiar el garrafón y quién se acabó el toner"), me senté a leer con mis cachorros, fui al gimnasio, ayudé a cambiar a la bebé de Jane, volví a explicarle a Mr. Wickham que no tengo la menor intención de verlo nunca más sin gran éxito, descubrí que he perdido la capacidad y la voluntad de sostener amistades, fui al gimnasio y finalmente regresé a este lugar infernal de angustia, aburrimiento y desesperación.

Disculpe usted el rápido resumen, pero es que había perdido práctica en esto de escribir a causa de mi bello pero muy corto periodo vacacional. Por otro lado, no podía privarlos de ese pequeño tesoro de información.



¡Es Jack Nicholson! Es que nunca me había fijado. 
Qué joven era.