viernes, 9 de septiembre de 2016

La Celestina

En todo este proceso extraño en el que me ha dado por alentar o desalentar las vidas amorosas de los demás (Hey! ellos vienen a mí) me imaginé estar convirtiéndome en algo así:


... pero empiezo a creer que corro el peligro de convertirme en esto:


Si eso pasa, por favor mátenme. Yo quería ser una casamentera, no una alcahueta. Ay, ¿dónde se encuentra la línea divisoria?
Olvídenlo, mejor mátenme de una vez. ¿Para qué esperar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario