lunes, 26 de septiembre de 2016

Los dizque "cambios"

No me gusta la incertidumbre, en verdad no me gusta, me estresa, me impide pensar. En buenas noticias bajé seis kilos, pero ni siquiera eso me hace feliz. No sé por qué estoy tan triste. Estoy angustiada. Se supone que mi jefe se va al final de esta semana. Se supone que la mitad de este lugar se irá y yo sólo ruego irme también. Pero necesito que me lo digan ya, quiero saber. No me gusta el suspenso, en especial porque necesitaré tomarme quince días en octubre y sería ideal que ya hubiera finiquitado mis asuntos laborales. Ya, si me van a dar cuello que lo hagan de una vez. Esto de los contratos mensuales que firmo casi al final del mes después de haber estado trabajando sin pago desde junio... porque no me han pagado. Chale. 

No voy a quedarme aquí, sola, a la merced de la Sra, Elton. Imagínense ustedes que de pronto se van todos y a la única que dejan aquí es a mí y a la Sra. Elton. Sí, porque mi jefe me dijo que somos las más seguras, en primer lugar porque llevar la compra de libros es muy relax (es decir, basicamente nadie sabe qué hago o qué debería estar haciendo, soy multiusos) y ella porque nadie quiere su jefatura de unidad. Técnicamente, yo estoy suscrita a su jefatura de unidad y me aterra que la gente que llegue pretendan ponerme a trabajar con ella, como mi jefa. 
¡Dios, no!

Que me den cuello de una vez, por favor. Sólo tendría que empacar mis juguetes, el retrato de mis hijos y el pizarron donde clavo fotos bonitas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario