miércoles, 30 de noviembre de 2016

La ausencia de ruido

Oh, Dios, entre que uno no puede salir a fumar tranquilamente sin que una pareja de escuincles descocados se estén reproduciendo en las bancas que les aseguro no fueron planeadas para servir como refugio de bajas pasiones y que la becaria de mi vecino se viste como prostituta, necesito gritar de horror o me voy a ahogar en la indignación.

¡¿QUÉ PUTAS ESTÁ MAL CON LA JUVENTUD?!

No hay comentarios:

Publicar un comentario